By Evelyn Silva

Cuando llegué a los Estados Unidos, nunca pensé que dominar mi idioma, el español, iba a convertirse en el centro de mi profesión. Después de muchos años de estudios, hoy me encuentro impartiendo español como segundo idioma y, en realidad, es una profesión que me encanta. Por eso estoy agradecida de dominar este hermoso y complejo idioma.

El español se ha convertido en el segundo idioma más hablado en los Estados Unidos. Si antes era un tabú y un marcador social, hoy en día saber español se ha convertido en requisito indispensable en los diferentes sectores laborales. Un bueno ejemplo de ello son la grandes compañías corporativas las cuales, generalmente, buscan empleados que dominen el español coloquial y el español formal para de una manera u otra, captar la atención de los consumidores hispanohablantes.

En este global que cada vez se extiende más y que trata de integrar diferentes culturas, el aprendizaje de varios idiomas es un requisito esencial. En los Estados Unidos, escuchamos  desde la operadora telefónica hasta el doctor que te atiende en una sala de emergencia en un hospital hablar en español. Los anuncios comerciales en la televisión o en las vallas que encontramos en los costados de las grandes autopistas del país también han adoptado el idioma de Cervantes y demuestran la gran diversidad cultural que forja el futuro de la nación americana.

En nuestra vida diaria en los Estados Unidos es importante hablar en español. Tal es el caso que hoy en día la mayoría de los documentos del gobierno están traducidos al español. De la misma manera, muchos de los políticos que nos representan en el gobierno hablan español y lo han utilizado, últimamente, con más frecuencia para referirse a los votantes hispanohablantes. Empleando el mismo idioma del electorado, muchos políticos han cautivado a los votantes latinos. Encontramos periódicos y revistas que se dirigen al público hispanohablante, por lo tanto, muchos profesionales que ejercen su trabajo en el área de las comunicaciones necesitan hablar el español. Muchas organizaciones internacionales con frecuencia necesitan de voluntarios que puedan comunicarse en español, entre ellas, Médicos sin Fronteras, una organización humanitaria que ayuda a pacientes en regiones y comunidades necesitadas.

Pero no solo a nivel comercial y filantrópico es importante el español. Personalmente, en el plano laboral, dominar el español me ha traído grandes satisfacciones. Por los azares de la vida, hoy me encuentro enseñando español a un grupo de inquietos adolescentes. Mientras ellos tratan de aprenderse de memoria las conjugaciones de los verbos, yo intento abriles la puerta a un nuevo mundo, a una nueva cultura y a una nueva forma de ver la vida, en inglés y en español. Soy una apasionada de mi idioma y esa pasión trato de transmitírsela a mis estudiantes mientras los estoy preparando para el futuro.

SHARE

Comments are closed.