Por Marielisa Ortiz Berríos

Cuando de palabras raras se trata, el idioma español no deja de sorprender. Basta con hojear las páginas del diccionario para encontrar varias a simple vista. ¿Pero en qué momento se pueden usar y en qué contexto? Quizás no sea muy común decir que la tierra llegó a su velocidad máxima y punto más cercano al Sol con el perihelio el pasado 3 de enero de 2018, pero se escucha muy interesante, ¿no?

Lo normal cuando se leen palabras nuevas o raras es preguntarse qué significan y con mucha seguridad, si son palabras correctas, el léxico dará la respuesta. Aunque sean palabras poco comunes o rebuscadas estas podrían aplicarse a la vida diaria en el hogar, trabajo o escuela. Si en el afán por lograr que los niños hagan una tarea en la casa, se les indica que es perentorio que la realicen, quizás se logre una respuesta más rápida por la mera curiosidad de su significado. “Mamá, ¿qué es perentorio? Hijo, que es urgente porque debemos salir”.

En este proceso de conocer vocablos nuevos y lo que significan, quizás se encuentren adjetivos que describan a la perfección a alguna persona muy cercana. ¿Conoces a alguien que frecuentemente pierda su pertenencias o que sea muy descuidado con sus cosas? Pues esa persona es perdulario. No es un insulto sino una descripción de su forma de ser. 😉

Una manera de conocer palabras inusuales es haciendo un periplo. En la actualidad hay muchísimas personas que viajan alrededor del mundo o realizan viajes largos o periplos. Con mucha seguridad esas personas amplían su vocabulario en cada recorrido.

Posiblemente en esos viajes conozcas a un denodado, una persona atrevida e intrépida. Algunas personas son más denodadas que otras, y eso dependerá de su personalidad y experiencias de vida.

¿Te gustan las almendras? Son ricas y saludables. Pues si por alguna casualidad te comes una en su estado inmaduro, es un almendruco. ¿Has escuchado la frase “el truco del almendruco”? Pues se cuenta que en la Edad Media las personas hacían dulces con leche de almendras en la Semana Santa para no usar leche animal, pero como las almendras se tardaban mucho en ablandar usaban el almendruco. Interesante, ¿no?

Probablemente si conoces a una persona que come demasiadas almendras durante el día, es un tragaldabas. Pero avísale por favor que no vaya a ser que le afecte su estómago o salud. 😉

¿Te pasas soñando y andas por las nubes? Eres nefelibata. Aunque es bueno soñar, recuerda que hay que trabajar por lograr esas metas, no solo dejarlas en nuestra imaginación.

Ya aprendiste ocho palabras raras y su significado. Sigue conectado a Spanish Classroom para que conozcas más el idioma español.

SHARE
RELATED POSTS
Dictionaries: Help or Hindrance? – Resources for your Spanish Classroom
I am thankful I know Spanish!
Tierra del Fuego, allá en “el fin del mundo”

Comments are closed.