Una de las lecciones que más me gusta enseñar es la relacionada con las palabras homófonas porque abre un mundo desconocido para los estudiantes.

Las mismas no son más que palabras que comparten un mismo sonido (fonética), pero con ortografía y semántica diferente.

Algunos ejemplos son:

caza – acción de cazar

casa – edificio, vivienda

cimiente – de cimentar (echar o poner cimientos)

simiente – semilla

ciervo – venado

siervo – sirviente

cien – número 100

sien – cada una de las partes laterales de la cabeza

hasta – preposición de lugar

asta – cuerno de un animal, palo a cuyo extremo se pone una bandera

taza – vasija para beber

tasa – de tasar (fijar el precio mínimo y máximo de algo)

cima – punto más alto o cumbre

sima – cavidad grande y profunda en la tierra

cocer – de cocinar

coser – unir con hilo enhebrado en la aguja

a – preposición

ha – de haber

¡ah! – interjección

Para los estudiantes, ésta es una actividad divertida, así que pueden trabajar en grupo para buscar otras palabras homófonas y añadirlas a su lista de vocabulario.

Lee también: Los usos de por qué, porque, porqué y por que. 

SHARE
RELATED POSTS
El participio: qué es y cómo se usa
La letra h
El adjetivo

Comments are closed.