Cuentan que entre los indios mocoretáes había un joven muy valiente llamado Igtá, que era muy buen nadador. Igtá estaba enamorado de Picazú, una hermosa muchacha,  y quería casarse con ella. Los padres de Picazú estuvieron de acuerdo y llamaron al Tuyá, el adivino de la tribu, para que consultara a la Luna. El Tuyá […]