Tienen el rostro tostado por el sol y en sus manos está la evidencia del trabajo físico en los campos de maíz o las minas de carbón. Ellos son los representantes de los pueblos indígenas en América Latina. Son descendientes de grandes guerreros y con orgullo difunden por el mundo la historia de sus ancestros mayas, incas y aztecas, al mismo tiempo que piden justicia para sus pueblos oprimidos. Sus nombres, Rigoberta Menchú y Evo Morales, se escuchan tanto en las salas de conferencias de la universidades norteamericanas como en los programas de noticias que vemos en la televisión. Nacidos en medio de la pobreza, del trabajo físico y la falta de educación, han demostrado que no hay obstáculos imposibles cuando se trata de luchar por el bienestar de sus comunidades.

unidad3blog5

Rigoberta Menchú Tum nació en Guatemala el 9 de enero de 1959 y es una de las líderes indígenas más reconocidas del mundo. Proveniente de una comunidad maya-quiché, Menchú se ha dedicado a luchar por los derechos humanos de los pueblos indígenas de Guatemala. Menchú sufrió la persecución política debido a su activismo social en pro de los indígenas guatemaltecos. Recibió el Premio Nobel de la Paz en 1993, como reconocimiento a su labor sociopolítica. Su biografía Me llamo Rigoberta Menchú, escrita por Elizabeth Burgos, ha sido traducida a varios idiomas y es un referente cultural en los programas de estudios latinoamericanos en los Estados Unidos.

unidad3blog2rigobertam

Otro defensor de los derechos humanos de los pueblos indígenas es Juan Evo Morales Ayma, el primer presidente de origen indígena en la historia de Bolivia. Nacido el 26 de octubre de 1959 en Orinoca, una región de la provincia de Oruro, Morales procede de una familia de agricultores bolivianos y desde pequeño se dedicó al trabajo de la tierra. Manteniendo el idioma de sus ancestros, Evo Morales es hablante nativo del aimara. Se ha destacado por defender los derechos de los campesinos cocaleros (agricultores que cultivan la coca) y la preservación del cultivo de la hoja de coca ya que esta es un elemento esencial de la cultura ancestral de los pueblos indigenas de Bolivia. Morales ha luchado incansablemente para defender los derechos de los pueblos indígenas y mantener la cultura aimara en Bolivia.