Este verano, se construyó una casa al otro lado de la calle. Creo que desde que llegó el primer contratista hasta el día que llegaron mis nuevos vecinos, no pasaron más de 4 meses.

Imagina mi sorpresa, entonces, cuando visité la Basílica de la Sagrada Familia, en Barcelona, y me dijeron que lleva 130 años en construcción. ¡Y todavía no se ha terminado! Hasta ahora, la fecha que prevén para su terminación es el año 2026 o 2028. ¡Imagínate, 146 años para completar la construcción de un edificio!

image1

La verdad es que este no es un edificio cualquiera. La Sagrada Familia es una iglesia en el centro de Barcelona que, cuando se termine, va a tener espacio para acomodar unas 13,000 personas a la vez. Tendrá 18 torres, y la más alta medirá 170 metros (560 pies) que es más o menos la altura de un rascacielos de 50 plantas. Y casi cada pulgada de este edificio está decorada. Las columnas dentro de la iglesia parecen árboles; una de las fachadas parece estar hecha de arena, o cera derretida, y otra parece hecha de hielo.

El arquitecto que diseño todo esto se llamaba Antoni Gaudí. De hecho, tendrás una idea del estilo de este edificio si piensas en la palabra “gaudy” en inglés. (Al contrario de lo que muchos piensan, la palabra no viene de su nombre.) Gaudí comenzó a trabajar en este edificio un año después de su comienzo en 1882. Cambió el diseño por completo, y cuando se murió, en el año 1926, solo se había terminado de un 15 a un 25% de la construcción. En 1936, durante la Guerra Civil Española, se destruyeron una parte de la iglesia y casi todos los planos, dibujos y modelos. Esto provocó que se atrasara aún más el proyecto. Años después, con la ayuda de mejoras tecnológicas, se ha podido acelerar la construcción. Además, gracias a la cantidad de visitantes que Barcelona tuvo durante los Juegos Olímpicos de 1992, se pudieron recoger más fondos. La construcción de esta obra siempre se ha mantenido a través de donaciones.

Pero eso no es lo más impresionante. Lo que más me impactó fue el TAMAÑO del edificio. Nosotros caminamos durante 5 horas y siento que no vimos ni la mitad de lo que hay para ver. Subimos dentro de las torres —unos 400 escalones— ¡y después de caminar más de una hora en círculos todo me daba vueltas! Saqué unas fotos de la iglesia, pero creo que no se puede captar lo grande que es. Si tienes planes de visitar la Sagrada Familia, ¡trae zapatos cómodos!