Hoy, 23 de junio, esperaba que saliera mi vuelo de regreso a casa cuando la auxiliar de vuelo anunció que había un retraso y que no podríamos abandonar la isla esa tarde. Un poco molesta por el cambio de planes, regresé a mi habitación del hotel para dejar mi equipaje. Otros pasajeros me invitaron a pasear por la ciudad.

Con curiosidad, le pregunté a un empleado del hotel cómo ellos celebraban la noche de San Juan. Don José me explicó que cada 23 de junio, a las 12 de la noche, las personas más supersticiosas realizan varios rituales para aprovechar las energías mágicas de la noche. En muchos lugares con amplia tradición cristiana, las personas se reúnen en torno a las hogueras para saltar por encima del fuego ya que, de esta forma, el fuego los protegerá de malas situaciones durante todo el año. En otros sitios, la gente entra al mar en la noche para saltar olas mientras piden que se cumplan sus deseos.

image1

La celebración de la noche de San Juan tiene un trasfondo religioso y celebra el nacimiento de San Juan, el Bautista. En América Latina, esta celebración fue traída al continente por los inmigrantes europeos y los habitantes nativos la adoptaron y la modificaron, añadiéndole elementos propios de sus culturas. Por ejemplo, en Argentina se celebra la Fogata de San Juan, la cual representa, entre otras cosas, el reencuentro con los amigos y el homenaje a las tradiciones. En Chile, los conquistadores españoles reemplazaron las fiestas solsticiales del Machaq Mara y We Tripantu, que marcaban el inicio del año para aimaras y mapuches.

image2

En el Caribe las celebraciones son diferentes ya que la influencia africana hizo que se mezclaran los elementos cristianos y los africanos. En el caso de Cuba, la festividad más importante ocurre en la ciudad de Camagüey. Las fiestas comienzan la noche del 23 con la Lectura del Bando desde la casa de gobierno y, posteriormente, continúan con un desfile de música y baile por las calles principales de la ciudad. Al día siguiente, en cada barrio, los vecinos se reúnen y cocinan una olla grande de ajiaco, un plato tradicional cubano, y todos comen en grupos. Después de cinco días de celebración, el día 29, día de San Pedro, se quema un muñeco en la plazoleta de Bedoya y se pone fin a los festejos del San Juan de Camagüey. En Puerto Rico hacen muchos rituales para “despojarse de la mala suerte”, como por ejemplo tirarse de espaldas en la playa 7 veces a las doce de la medianoche o bañarse con flores. Cada ritual es diferente, pero lo más importante es no dejar pasar este día por alto y llenarse de energía positiva.

Después de conocer un poco más sobre la Noche de San Juan, estoy feliz de que se haya atrasado mi vuelo. ¡Vamos a celebrar!